Tengo una relación a distancia y me siento sola
claves para gestionarlo
Las personas que hemos mantenido una relación amorosa a distancia sabemos lo difícil que puede resultar a veces. Sí que es cierto que hay personas para las que esto es fácil y que opinan que las relaciones a distancia son posibles y positivas. Lógicamente, esto dependerá de cada uno y de cada relación.

Pero si “me siento sola” o “me siento sola y triste” son pensamientos recurrentes desde que tienes una relación a distancia, este post es para ti. Te animo a explorar tus emociones, a entenderte mejor y a escuchar qué necesitas para reconciliarte con ese malestar y empezar a sentirte mejor contigo mismo y con tu relación (o sin ella si te planteas una ruptura).

Me siento sola y triste en mi relación a distancia: posibles causas

El hecho de tener una relación a distancia no implica necesariamente sentirse sola y triste, esto lo sabemos. Sin embargo, a veces, por circunstancias determinadas, nos sentimos así. Pero, ¿cuáles son las causas de este sentimiento? Algunas de ellas:

Falta de conexión emocional

“Me siento sola con mi pareja”. Es un sentimiento más habitual de lo que pensamos, sobre todo si estamos viviendo una relación a distancia. En este tipo de relaciones, la falta de contacto físico y presencial puede dificultar la creación de una conexión emocional profunda. La ausencia de gestos cotidianos, como abrazos o contacto visual, puede contribuir a que nos sintamos desconectadas y solas.

Comunicación insuficiente

La comunicación es fundamental en cualquier relación, pero en una relación a distancia, puede volverse aún más crítica. La falta de comunicación efectiva, ya sea por diferencias de horario, falta de compromiso o malentendidos, puede llevarnos a sentirnos incomprendidas y aisladas. Además, que no es lo mismo hablar en persona que a través de un chat, videollamada, etc. Las personas necesitamos calor humano.

Falta de apoyo o enfriamiento

Estar en una relación a distancia a menudo implica tener que enfrentar momentos difíciles sin la presencia física de la pareja. Si la red de apoyo social fuera de la relación no es sólida, la persona puede experimentar una sensación de soledad y tristeza al no tener a alguien cercano para compartir sus experiencias y emociones.

Y si a esto le sumamos el enfriamiento que a veces se origina en este tipo de relaciones, debido a la distancia o a la falta de comunicación, la dificultad es mayor.

Falta de actividades compartidas

En una relación a distancia, es posible que las parejas no tengan la oportunidad de participar en actividades compartidas de manera regular. La ausencia de experiencias compartidas puede hacer que la relación se sienta monótona y contribuir a la sensación de soledad. Establecer formas de compartir actividades, incluso a distancia, puede ayudar a fortalecer la conexión emocional.

Si te interesa el tema de la SOLEDAD en las relaciones, no te pierdas nuestro vídeo “Básicos para combatir la soledad”.

Cómo gestionar una relación a distancia en la que además, nos sentimos solas

Si esto que vas leyendo te resuena, ¡te animo a quedarte! Porque aquí te ofrezco algunas claves para gestionar una relación a distancia (y el sentimiento de soledad que a veces conlleva):

Hablar honestamente de vosotros y de vuestro futuro

Si te sientes sola y triste en tu relación de pareja, es fundamental que lo hables con tu pareja. Entender los motivos. Por ello, te animo a hablar de vosotros, de vuestro futuro, de cómo os sentís, de si vale la pena seguir o no, de qué necesitáis cada uno…

Necesitáis entender cómo se siente el otro y expresar cómo os sentís vosotras. Y sobre todo, necesitáis saber más o menos cómo serán los próximos años (sin dejar de dar espacio a la incertidumbre o a la falta de control, ya que soy consciente de que no todo lo podemos planificar y hay imprevistos).

Tiempo de reflexión

La reflexión también es importante. Te animo a programar momentos regulares para la reflexión consciente sobre tus sentimientos hacia la relación.

Por ejemplo, todos los domingos, dedica tiempo a reflexionar sobre la semana pasada. Hazte preguntas como: “¿cómo me sentí?”, “¿qué aspectos de la relación me darían alegría?“, “¿cómo puedo mejorar la próxima semana?“, “¿qué necesito de la otra persona?”, “¿qué estoy dispuesta a dar yo?”. Es importante transmitir estas reflexiones (o las que consideremos) a nuestra pareja.

“Es importante dedicar momentos regulares para la reflexión sobre cómo nos sentimos en la relación, comunicar nuestras necesidades a nuestra pareja y preguntarle en qué punto está él o ella.”

Fomentar una comunicación sana y regular si lo necesitáis

Sobre todo en las relaciones a distancia, es necesario comunicaros de forma abierta, asertiva y respetuosa. Preguntarnos qué tipo de comunicación queréis o necesitáis (frecuencia, intensidad, formato…), y hablar abiertamente sobre ello. Esto os ayudará a cultivar el vínculo y a sentiros más cerca el uno del otro.

Si te interesa el tema de la COMUNICACIÓN en las relaciones, no te pierdas nuestro vídeo “CLAVES de COMUNICACIÓN para saber QUÉ QUIERE”

Llevar a cabo un diario virtual

Una idea para favorecer la conexión con tu pareja a distancia es crear un diario compartido online donde ambos escribáis cosas que apreciáis el uno del otro cada día.

Por ejemplo, podéis incluir pequeños detalles, como lo mucho que disfrutasteis el otro día en la videollamada o hablar sobre el tiempo que os queda para el próximo encuentro físico (para mantener viva la ilusión).

Recuerda que puedes ver siempre que quieras  nuestra CLASE ONLINE “Cómo construir relaciones que cuajen sin dejarte la piel”, y que en Programa Mia encontrarás diferentes opciones de terapia para acompañarte si lo necesitas, como la terapia de grupo o la terapia individual.

Comparte este artículo a quien creas que le va a servir:

¿HARTA DE DEJARTE LA PIEL EN TUS RELACIONES?

Empieza a cambiar las cosas en nuestra masterclass gratuita