Relaciones y Autoestima > Ruptura y rechazo > Las fases del duelo en una ruptura de pareja

Las fases del duelo en una ruptura de pareja

Hoy quiero hablar contigo de un tema que todos hemos experimentado en algún momento de nuestras vidas: el duelo tras una ruptura de pareja. Un proceso convulso que te puede dejar descolocada, triste, herida y un sinfín más de adjetivos.

Si lo has vivido, sabrás que estas situaciones pueden ser tan dolorosas como confusas, y es por eso que quiero acompañarte a través de las fases del duelo que suelen surgir en estos momentos. Al comprender estas etapas, podrás manejar tus emociones de una forma más saludable y, finalmente, sanar.

En este artículo te animo a hacer este pequeño viaje conmigo que te llevará a reflexionar sobre tus emociones a lo largo de este proceso, a normalizarlas y sobre todo, a darte aquello que necesitas en cada momento y a conectar con tus necesidades y con tu fuerza interior para seguir adelante.

Las fases del duelo en una ruptura de pareja

Seguro que has oído hablar de las fases de un duelo. Y solemos pensar siempre en los duelos por la pérdida de un ser querido. Sin embargo, el duelo también lo atravesamos cuando rompemos una relación (o nos dejan). Estas etapas las propuso Elisabeth Kübler Ross, psiquiatra y escritora suizo-estadounidense, y no se dan de forma lineal, sino cíclica (con avances, retrocesos y vuelta a la fase anterior).

Fase 1: La negación: cuando no te lo crees

A menudo, cuando una relación llega a su fin, la primera reacción es la negación. Puedes encontrarte pensando frases como: “No puede ser que esto esté pasando”, o “Seguro que podemos arreglarlo”. La negación es una forma de autoprotección, una barrera que construimos para evitar enfrentar la dolorosa realidad.

Piensa en ese momento en el que te sorprendes a ti misma revisando mensajes antiguos o esperando una llamada que sabes que nunca llegará. Esto es completamente normal y puede durar un tiempo variable para cada persona.

Fase 2: La ira: la irritabilidad y el enfado se despiertan

A medida que la negación se desvanece, la ira comienza a emerger. Puedes sentirte furiosa contigo misma, con tu ex pareja, con el mundo entero, o incluso con el gato del vecino. Esta ira puede ser abrumadora, pero es importante recordar que es una respuesta natural a la pérdida.

¿Te suena familiar aquella vez en la que rompiste una taza simplemente porque se te cayó al suelo? Tal vez conectes con la ira porque te has sentido rechazada por tu ex pareja, o tal vez no entiendas cómo ha podido gestionar tan mal la ruptura y esto te enerve. Sea como sea, la ira puede manifestarse de formas curiosas o sorprendentes, pero entender que es parte del proceso te ayudará a sobrellevarla para finalmente dejarla ir.

“La ira puede manifestarse de formas curiosas o sorprendentes en un duelo por una ruptura, pero entender que es parte del proceso te ayudará a sobrellevarla para finalmente dejarla ir.”

Si quieres profundizar más sobre el rechazo y sobre cómo superarlo, aquella emoción que muchas veces nos conecta con la rabia, puedes ver nuestra CLASE ONLINE “Cómo superar el rechazo, creerte lo que vales y avanzar”.

Fase 3: La negociación: empiezas a generar hipótesis

En esta etapa, podrías encontrarte tratando de negociar con el universo para recuperar tu relación. Piensas en lo que podrías haber hecho de manera diferente o en las promesas que estás dispuesta a cumplir si solo te dieran una segunda oportunidad. Es como si te convirtieras en una experta en el arte de las peticiones y los ruegos. Te sientes vulnerable y deseas desesperadamente recuperar lo que has perdido.

Fase 4: La depresión: la pena llega

La tristeza y la melancolía suelen hacer acto de presencia en esta etapa. Puedes sentirte abrumada por una profunda sensación de pérdida. Es normal llorar, sentirte desanimada y alejarte un poco de las actividades que antes te gustaban. Incluso es posible que te cuestiones a ti misma y tu autoestima se vea afectada.

En esta fase son habituales las noches sin dormir, las preguntas sin respuesta y una profunda tristeza que no sabes ni explicar. Y de repente quizás te encuentres a ti misma llorando como un alma en pena. Es normal. La depresión es una fase crucial en el proceso de duelo, y es importante permitirte sentir y procesar tus emociones en este momento.

Fase 5: La aceptación: empiezas a mirar al futuro

Finalmente, llegamos a la etapa de la aceptación. Aquí, comienzas a entender que la relación ya no forma parte de tu vida, y aunque el dolor persista, se vuelve más manejable. Te das cuenta de que tienes que seguir adelante, y empiezas a reconstruir tu vida sin esa persona; aparece un nuevo yo. Poco a poco, la esperanza regresa, y te das cuenta de que hay un futuro después de la ruptura.

“Cuando te das cuenta de que mereces seguir adelante, conectas con una fuerza interior que te permite empezar a cuidar de ti misma.”

Puedes seguir enriqueciéndote con esta temática sobre las fases del duelo a través de nuestro vídeo “Fases de una ruptura”:

Ejemplos cotidianos que puedes experimentar durante las fases del duelo en una ruptura de pareja

Quizás te sientas identificada con algunos de estos ejemplos, y ojalá esto te ayude a sentirte menos sola. Te voy a dar más ejemplos de cada fase para entender mejor el proceso, con los que quizás digas “vale, me representa…”:

✧ Negación: Te encuentras revisando constantemente tu teléfono, esperando un mensaje que sabes que nunca llegará.

✧ Ira: Un día, te despiertas frustrada y gritas a tu compañero de trabajo por un pequeño error que normalmente no te habría molestado.

✧ Negociación: Pasas horas pensando en cómo podrían haberse evitado los problemas en la relación y considerando si aún puedes hacer algo para solucionarlos.

✧ Depresión o tristeza: Te encuentras pasando días enteros en la cama, sin energía ni motivación para hacer nada.

✧ Aceptación: Comienzas a planificar actividades para el futuro sin tu ex pareja, y te das cuenta de que, aunque es doloroso, tienes la capacidad de ser feliz por ti misma.

El duelo en una ruptura de pareja no es lineal

Ahora bien, y como decía al principio, quiero que recuerdes que estas fases no son lineales ni están cronometradas. Puedes experimentarlas en un orden diferente o incluso retroceder a una fase anterior antes de avanzar. Lo importante es que te des cuenta de que el duelo es un proceso personal y único.

Piensa en ello como un viaje. A veces avanzas a paso firme, y en otros momentos sientes que te tambaleas. Lo que importa es que sigas avanzando, aunque a veces sea a pasos pequeños. Cada día es una oportunidad para sanar y crecer.

“El duelo es como un viaje; a veces avanzas a paso firme, y en otros momentos sientes que te tambaleas. Y hay paradas en las que no quieres bajar. Lo que importa es que sigas avanzando y acabes llegando a tu parada, aunque esto signifique atravesar también el dolor.”

Conecta con lo que necesitas para sanar y recupera tu autoestima

Recuerda, querida amiga, que no estás sola en esto. Busca apoyo en amigos, familiares o incluso en un profesional si sientes que lo necesitas. Compartir tus emociones y experiencias puede hacer que este proceso sea menos abrumador y más llevadero, más ligero.

En el camino hacia la recuperación, aprenderás mucho sobre ti misma, tus fortalezas y la importancia de la autoestima. [enlace interno: ENLAZAR con POST “Cómo trabajar la autoestima” cuando esté subido]. Mantén la cabeza en alto, rodéate de personas que te cuiden y, sobre todo, date el permiso para sanar a tu propio ritmo. Mereces estar bien, y estoy segura que lo estarás, pero necesitas tiempo y confianza en el proceso.

Si quieres profundizar más sobre el tema de seguir avanzando tras una ruptura, puedes ver nuestro vídeo “Cómo soltar a x y empezar de 0”:

Y si necesitas ayuda psicológica, recuerda que en Mia dispones de diferentes opciones. No debes hacer el camino sola:

Sesiones de Terapia introductoria: Terapia individual introductoria; se trata de una sesión intensiva en formato online para empezar a detectar bloqueos y saber qué necesitas trabajar, en 75 minutos.

✧ Terapia para profundizar: Terapia Grupal en 16 semanas; una terapia grupal en formato online para soltar y empezar a hacer las paces con tu pasado, fluir y estar disponible en tus relaciones actuales, que además te permitirá ganar seguridad y llenarte de amor.