Relaciones y Autoestima > Relaciones de pareja sanas y reales > Consejos para recuperar una relación de pareja dañada

Consejos para recuperar una relación de pareja dañada: cómo reconstruir el amor

A veces las relaciones de pareja se empiezan a deteriorar hasta llegar a puntos muy amargos y dolorosos, y no sabemos qué hacer. Si estás en esta situación, es normal que te preguntes: ¿es posible recuperar una relación de pareja dañada?

Lo cierto es que sí, pero para ello, ambas partes deberán trabajar, e identificar los problemas que han llevado a ese deterioro es clave. En este artículo comparto contigo algunas reflexiones que te ayudarán a identificar tus problemas de pareja, a valorar si vale la pena luchar por esta relación, y a poner en práctica las herramientas que necesitas para avanzar.

Puedes profundizar en esta temática sobre las relaciones a través de nuestro vídeo “Cómo Construir Relaciones que Cuajen sin Dejarte la Piel”:

Identificación de problemas en una relación de pareja: las causas

Antes de nada, es importante que valores los problemas subyacentes que pueden estar afectando la conexión emocional con tu pareja. Algunas de las dificultades más habituales incluyen:

Falta de comunicación

Imagina que tu pareja no te dice nunca lo que piensa. Y se molesta porque nunca tienes tiempo para él el fin de semana, y “da por supuesto” que tú sabes que eso lo molesta. Pero no te lo dice. Claro, ¿cómo lo vas a saber? Y esto origina una discusión.

Y es que la falta de una comunicación abierta y clara puede provocar malentendidos y resentimientos en la relación. Es esencial poder expresar los pensamientos y sentimientos de manera abierta y honesta, fomentando un diálogo constructivo y respetuoso.

Distanciamiento emocional

¿Notas a tu pareja fría? ¿Ya no se acerca a darte un beso cuando llega a casa? ¿Te notas sola en la relación? El distanciamiento emocional puede hacer que la pareja se sienta desconectada y alejada. Es fundamental explorar las razones detrás de esta distancia y trabajar en la reconstrucción de la conexión emocional, nutriendo la intimidad y la cercanía emocional.

Falta de confianza

La confianza es una base fundamental en cualquier relación de pareja. La falta de confianza puede surgir debido a mentiras, traiciones, infidelidades o experiencias pasadas varias. Para reconstruir la confianza, es necesario ser transparentes, mantener las promesas y construir un espacio seguro donde los dos os sintáis seguros y tranquilos.

Problemas financieros o laborales

El no tener trabajo, no llegar a fin de mes… Las dificultades económicas o laborales pueden generar estrés y tensiones en la relación. Es importante abordar estos problemas juntos, buscando soluciones y apoyándoos mutuamente en momentos difíciles.

Conflictos sexuales

Los conflictos sexuales pueden afectar la intimidad y la satisfacción en la relación de pareja. Es necesario abrir un espacio de diálogo para expresar los deseos y necesidades de cada uno, buscando soluciones que sean satisfactorias y respetuosas para los dos.

Evaluación de si vale la pena salvar la relación

Pero antes de embarcarse en el proceso de recuperación de una relación de pareja dañada, es crucial evaluar si realmente vale la pena salvarla (o si, por el contrario, es mejor romper). Determinar el compromiso de ambas partes es esencial para tomar una decisión coherente con lo que deseas (y deseáis) de verdad.

“Recuperar una relación de pareja dañada es cosa de dos, y son necesarios dos ingredientes clave: la motivación (ganas) y el esfuerzo (compromiso). Preguntaros si contáis con ellos realmente.”

Así, es importante que tanto tú como tu pareja expreséis vuestro compromiso con sinceridad. Haced una reflexión individual y compartida sobre vuestra disposición a trabajar en la relación y a superar las dificultades. ¿Cómo? Algunas estrategias que os pueden ayudar:

✧ Evaluación personal: Analiza tus propios sentimientos y motivaciones en la relación. Reflexiona sobre si estás dispuesta a comprometerte y a hacer los cambios necesarios para reconstruir el amor.

✧ Comunicación abierta: Conversa con tu pareja acerca de sus expectativas y deseos para el futuro de la relación. Escucha atentamente sus puntos de vista y asegúrate de que haya una alineación entre los dos. 

Honestidad y transparencia: Mantened una comunicación sincera y transparente sobre vuestras emociones, inseguridades y necesidades. Esto ayudará a establecer una base sólida para la evaluación conjunta de si es posible salvar la relación.

Después de aplicar estos puntos, habla con tu pareja, reflexionad y decidid juntos. ¿Estáis dispuestos a hacer los cambios previamente pactados (de forma clara)? ¿Tenéis ilusión por ello (aunque cueste)?
Sed honestos con vosotros mismos. Los cambios dan miedo y es normal, pero, a la larga, es mejor estar solo que con alguien con quienes no somos felices.

Antes de seguir indagando en el tema, te animo a ver nuestro vídeo relacionado “¿Está PREPARADO para una RELACIÓN?”:

Seis ideas para recuperar una relación de pareja dañada

Y si finalmente decidís ir hacia adelante juntos y trabajar para recuperar la relación y sanar ciertos aspectos, aquí os ofrecemos ideas para recuperar una relación de pareja dañada:

1. Expresad cómo os sentís

Es importante que cada miembro de la pareja se sienta libre para expresar sus emociones y pensamientos, sin miedo al juicio o rechazo del otro. Comunicar de manera asertiva, con respeto y sin agresividad, facilita el entendimiento y la resolución de conflictos.

2. Escucharos y activad la empatía

La escucha activa implica prestar atención de manera completa a lo que la pareja está expresando, sin interrupciones ni distracciones. Mostrar interés, hacer preguntas valiosas y empatizar con los sentimientos del otro favorece la conexión emocional y la comprensión mutua en la relación.

3. La importancia del contacto físico

Mantened el contacto físico como abrazos, besos y caricias. Estos gestos simples pueden generar intimidad y reforzar el vínculo entre la pareja. Además, recuerda que el contacto físico también libera endorfinas y fortalece la conexión emocional.

Así, encontrad momentos para compartir actividades que impliquen contacto físico, como caminar juntos o disfrutar de masajes mutuos. Al mantener un contacto físico adecuado, la pareja puede revitalizar la conexión emocional y fortalecer la confianza mutua. Estos pequeños gestos de cariño pueden marcar la diferencia en la recuperación de una relación dañada.

“El contacto físico nos acerca al otro (también emocionalmente). Prueba a darle la mano suavemente a tu pareja en una discusión. Verás cómo el tono/nivel de tensión en el ambiente, automáticamente cambia.”

4. Dedicad tiempo a la relación y establecer metas comunes

Otra forma de recuperar una relación de pareja dañada es dedicaros tiempo de calidad y establecer metas conjuntas. Esto permite fortalecer el vínculo y mantener una conexión sólida.

Por ejemplo, podéis organizar reuniones o “quedadas” semanales para dedicar tiempo exclusivamente a la relación. Durante estas quedadas, podéis hacer planes que os apetezcan o aprovechar para expresar cómo os sentís en la relación, qué esperáis el uno del otro, etc.

También es importante establecer compromisos realistas que os permitan avanzar hacia metas compartidas. Estos compromisos deben ser claros, alcanzables y acordados por ambas partes. Por ejemplo, un compromiso individual puede ser “a partir de ahora intentaré escucharte más”, y que esto favorezca una comunicación de pareja más sana y abierta (compromiso de pareja).

5. Mantener la individualidad y el tiempo con amigos y familia

A pesar de la importancia de pasar tiempo juntos, también es fundamental que cada miembro de la pareja mantenga su individualidad. Es necesario respetar los espacios y permitir que cada uno pueda disfrutar de actividades independientes; si por ejemplo a ti te apetece salir a correr sola, ¿por qué hacerlo en pareja?

Por otro lado, dedicar tiempo a amigos y familiares fortalece el apoyo emocional y enriquece la relación de pareja. Equilibrar el tiempo individual con el tiempo compartido es clave para mantener una relación saludable y duradera. Además, qué mejor que tener cosas que explicar a tu pareja cuando acabe el día (y viceversa), ¿no?

6. Valorar los detalles y evitar la monotonía

Otra idea clave para recuperar una relación de pareja dañada es expresar gratitud y reconocer los gestos de cariño y apoyo que la pareja ofrece a través de pequeños detalles (lo que también favorece su autoestima). El agradecimiento mutuo fortalece los lazos emocionales y promueve una conexión más profunda con las personas. Por otro lado, también es fundamental evitar caer en la monotonía, buscando de manera activa la diversión y la novedad en la relación. ¿Cómo? Por ejemplo a través de:
  • Buscar actividades nuevas y diferentes para hacer juntos (¡salid juntos de la zona de confort!).
  • Fomentar el sentido del humor y la risa en la relación.
  • Explorar nuevos intereses y hobbies en pareja.
  • Planificar sorpresas o escapadas románticas para mantener viva la chispa.
  • En el terreno íntimo, probad nuevos juguetes sexuales.
“Cuidar los detalles es una forma de ver al otro, de recordarle que es importante, lo que, por extensión, ayuda también a cuidar la relación de pareja.”

La importancia de buscar ayuda profesional en casos profundos

Pero a veces solos no podemos, y es cuando necesitamos recurrir a la ayuda profesional (tanto a nivel individual como en pareja), sobre todo cuando hay traumas no resueltos o no integrados, o infidelidades de por medio.

En el caso de la terapia de pareja, esta se presenta como una opción valiosa para obtener herramientas y técnicas que contribuyan a mejorar la comunicación, resolver conflictos y reconstruir la confianza.


La terapia de pareja

La terapia de pareja, conducida por un terapeuta especializado, ofrece un espacio seguro y neutral donde ambos miembros de la pareja pueden expresar sus sentimientos, preocupaciones y expectativas. El terapeuta os ofrecerá orientación y apoyo en el proceso de identificar y abordar los problemas de la relación.

En este contexto terapéutico, se trabajarán aspectos como la comunicación efectiva, el manejo de emociones, la negociación de diferencias y la reconstrucción de la confianza. El terapeuta proporcionará herramientas para aprender a resolver conflictos de manera constructiva y establecer metas comunes, fortaleciendo así la base de la relación.

Eso sí, la terapia de pareja requiere de la participación activa y el compromiso de los dos miembros de la pareja. A través de esta ayuda profesional, las parejas pueden adquirir habilidades y perspectivas nuevas para superar los obstáculos y fortalecer su vínculo emocional. Si es vuestro caso, ¡valorad esta ayuda!

Y si necesitas ayuda psicológica, algo que también beneficia tu autoconocimiento, recuerda que en Mia dispones de diferentes opciones. No debes hacer el camino sola:

Sesiones de Terapia introductoria: Terapia individual introductoria; se trata de una sesión intensiva en formato online para empezar a detectar bloqueos y saber qué necesitas trabajar, en 75 minutos.

✧ Terapia para profundizar: Terapia Grupal en 16 semanas; una terapia grupal en formato online para soltar y empezar a hacer las paces con tu pasado, fluir y estar disponible en tus relaciones actuales, que además te permitirá ganar seguridad y llenarte de amor.

Y si te has quedado con ganas de más, no te pierdas nuestro vídeo relacionado “Si quieres que te salgan bien tus relaciones, deja de hablar de relaciones”: