Relaciones y Autoestima > Soledad

SOLEDAD

Poder disfrutar de la soledad y estar bien con nosotras mismas está muy bien y es necesario. Pero, ¿qué ocurre cuando lo estamos sin escogerlo? “Me siento sola” es un pensamiento que puede aparecer, incluso estando en pareja o teniendo amigos, y que se acompaña de tristeza y melancolía. En Programa Mia te acompañamos a descubrir el origen de tu sentimiento de soledad y a poner en marcha las herramientas que necesites para abordarlo; porque, recuerda, mereces sentirte acompañada y nutrir tu mundo social si lo que anhelas es amor.

Me siento sola y vacía

El sentimiento de soledad se vive como algo muy íntimo y profundo, y puede causar dolor, tristeza e incluso, ansiedad o incertidumbre. Se produce un vacío interior que no sabemos cómo llenar, y ojo, porque no tenemos que “llenarlo”, sino entender de dónde viene y cómo podemos reconstruir esa parte y volver a conectar con la compañía de una misma y con los vínculos que generamos con las personas de nuestro entorno. Recuerda que la soledad y el vacío no deben “superarse”, sino acompañarse desde la autocompasión y el amor hacia una misma para darnos aquello que necesitamos.

Me siento sola con mi pareja

Sentirse sola estando en pareja es un sentimiento doloroso y confuso, ya que, por un lado, tenemos a nuestra pareja físicamente, pero por el otro, a nivel emocional la sentimos muy lejos. Y este sentimiento puede tener su origen en cómo estamos nosotras mismas, pero también, en el estado actual de nuestra relación de pareja. Lo importante es identificar el sentimiento y poder dar espacio a las emociones que se derivan, porque eso nos permitirá saber si nuestro camino está al lado de esa persona o no. Comunicarnos con nuestra pareja y empezar a tomar decisiones son dos pasos que nos permitirán avanzar.

La soledad se define como la carencia voluntaria o involuntaria de compañía. Cuando es involuntaria y lo que anhelamos realmente es amor, intimidad y cariño, entonces podemos experimentar tristeza y pena, y es un sentimiento muy humano que nace de nuestra necesidad de vincularnos, como seres sociales que somos.

La explicación a este sentimiento no es única, pero tiene mucho que ver con el anhelo de amor que no está siendo saciado. En este punto es esencial reconectar con tu parte más profunda y reconocer que te sientes así, para poder dar espacio a la posibilidad de construir vínculos que nutran tu vida y sacien esta necesidad de conexión.


Si no tienes pareja y te gustaría tenerla, vengo a decirte que este sentimiento es humano y natural. Nos han vendido que es muy empoderador estar soltero, pero, ¿y si tú quieres pareja? Reconoce si existe en ti el deseo de tener pareja y de vincularte desde esta parte más íntima, pasional y emocional, porque hacerlo es el primer paso para darte aquello que necesitas.

“Me siento sola y no tengo amigos”; es otra situación que podemos experimentar y que nos lleva a un sentimiento de soledad y vacío. Si en tu vida faltan esas amistades que permitan saciar esa necesidad de afecto y conexión, empieza a plantearte qué te ayudaría a reconstruir tu mundo social y a conocer gente nueva desde la apertura, que es el lugar en el que empiezan a pasar cosas.