Entre Villagarcía y Santiago, su corazón galego no tiene límites. Cuando la escuches hablar te enamorarás de su templanza y arropo.