Relaciones y Autoestima > Autoestima y seguridad en ti

AUTOESTIMA Y SEGURIDAD EN TI

¿Qué es la autoestima? ¿Cómo mejorar la autoestima? Son preguntas que seguramente te hayas hecho en alguna ocasión. La autoestima tiene que ver con cómo nos tratamos y cómo nos queremos. Engloba sentimientos, creencias, actitudes y conductas hacia uno mismo, y mejora cuando tenemos una buena base de autoconocimiento personal. La autoestima fluctúa a lo largo de la vida. Y cuando por ejemplo nos vinculamos en nuestras relaciones desde una baja autoestima, aparece miedo al rechazo, dificultades para ser uno mismo… Por eso mejorar la autoestima y la seguridad en ti se convierte en un acto de amor propio. Descubre cómo potenciarla.

Qué es la autoestima

La autoestima es como tu brújula emocional, ese sentimiento de valía y aprecio que tienes hacia ti misma. Imagina que es tu mejor amigo interior, siempre ahí para levantarte el ánimo cuando más lo necesitas. Es creer en tus propias capacidades, aceptarte con tus imperfecciones y entender que eres digno de amor y respeto, tanto de otros como de ti misma. Cuando tienes una autoestima saludable, te sientes más segura, tomas decisiones acordes a tus valores y enfrentas los retos de la vida con confianza. Es como un abrazo emocional que te sostiene en los momentos difíciles, que además te permite vincularte desde el amor y no desde la necesidad.

Baja autoestima: cinco señales para detectarla

La baja autoestima puede reconocerse a través de algunas señales. Te proponemos cinco de ellas:

Necesidad de aprobación: Si buscas constantemente la aprobación de los demás para sentirte valioso, esto podría ser signo de una autoestima baja. Recuerda que tu valía no depende de lo que piensen los demás.

✧ Autocrítica constante: Si te encuentras siendo tu peor crítico y te castigas por cada pequeño error, esto también podría ser signo de baja autoestima (y de autoexigencia). Todos cometemos errores, ¡no olvides que también eres humano!

✧ Evitas retos o situaciones nuevas: La inseguridad para enfrentar nuevos retos y el querer quedarte siempre en tu zona de confort, podrían ser un signo de baja autoestima. Aprender a superar obstáculos puede fortalecerla.

✧ Comparaciones constantes: ¿Te comparas de forma negativa y constante con otros y sientes que siempre estás en desventaja? Es hora de recordar que cada persona es única y especial a su manera.

✧ Dificultad para aceptar cumplidos: Si te sientes incómodo o incluso desconfiado cuando alguien te elogia, esto también podría indicar baja autoestima. Se trata de empezar a aceptar elogios con gratitud.

Si te preguntas cómo trabajar la autoestima, además de recurrir a terapia, te animo a poner en práctica tres pequeñas acciones:

Practica el autoamor: Trátate con el mismo cariño que le ofrecerías a un amigo. Reconoce tus logros, perdona tus errores y aprende a cuidarte física y emocionalmente. Haz de la autoafirmación un hábito diario para reforzar tu confianza.

Supera retos: Enfrenta tus miedos y retos diarios de manera gradual. Cada pequeño paso que das te acerca a tus metas, lo que aumenta la autoestima. En el ámbito de las relaciones, una primera meta puede ser decir sí a esa cita pendiente.

Rodéate de personas positivas: Rodéate de amigos y familiares que te apoyen y te hagan sentir valorado. Evita las relaciones tóxicas que minan tu autoestima. La compañía de personas que te hacen sentir bien contigo mismo es un gran impulso para tu confianza.

El psicoterapeuta canadiense Nathaniel Branden estableció los seis cimientos de una autoestima fuerte y saludable:

Autoconciencia: El autoconocimiento es esencial. Aprende a comprender tus emociones, valores y metas. Cuanto más te conoces, más fácil es construir una autoestima sólida.

Autoaceptación: Abraza tus imperfecciones. La autoaceptación implica aceptar tus errores como parte natural del ser humano. No te castigues por ellos.

Autorresponsabilidad: Asumir responsabilidad por tu vida y tus decisiones es crucial. Deja de culpar a otros y toma las riendas de tu vida.

Autoafirmación: Aprende a expresar tus pensamientos, deseos y necesidades de manera asertiva, sin miedo a la crítica. Tu voz importa.

Vivir con propósito: Encuentra tu pasión y lo que te hace sentir vivo. Establecer metas y perseguirlas te ayudará a fortalecer tu autoestima.

Integridad personal: Mantén la congruencia entre tus valores y tus acciones. Ser íntegro te hará sentir en paz contigo mismo.

Una baja autoestima influye en la forma que tenemos de vincularnos, de hacer amigos, de encontrar pareja… ¿De qué manera? Por ejemplo, nos sentimos inseguros, nos cuesta ser nosotros mismos, tenemos un tremendo miedo al rechazo, nos aterran los momentos de intimidad o incluso, avanzar en las relaciones (por miedo al abandono, a sentir cada vez más y a que nos perciban vulnerables, etc.). Por ello mejorar la autoestima es tan importante, para sentirnos bien con nosotros mismos y también para empezar a relacionarnos de forma sana y positiva y construir así las relaciones que merecemos.

Cuando el amor se desmorona, la autoestima a menudo se tambalea. Una baja autoestima puede empeorar el impacto de una ruptura. Te sientes vulnerable, cuestionando tu valía y autoestima. Es normal sentirte así, pero recuerda que una ruptura no define quién eres. La clave está en el autocuidado. Refuerza tu autoestima con amor propio, apoyo de amigos y terapia si es necesario. Las rupturas duelen, pero también ofrecen la oportunidad de redescubrirte y crecer. Aprende de la experiencia, valida tus emociones y, con el tiempo, tu autoestima se fortalecerá, ayudándote a sanar y avanzar.